AUTO NEWS
2018-09-10 15:33:33
Los mejores consejos para el cuidado del motor (parte I)
En los manuales de los autos hay tantas explicaciones y advertencias que para alguien sin experiencia en el mundo automotor podrían generarle un ataque de pánico.
twitter-black

En los manuales de los autos hay tantas explicaciones y advertencias que para alguien sin experiencia en el mundo automotor podrían generarle un ataque de pánico. Si esa misma persona hace una búsqueda rápida en internet para profundizar acerca del tema entonces seguramente termine pensando que deberá completar un doctorado antes de poder sentarse detrás del volante.

Sin embargo, la realidad está lejos de ser tan demandante. En Imola nos gusta darte consejos para que no solamente tu auto te de lo mejor de sí sino que no pierda demasiado valor a la hora de venderlo o darlo como parte de pago. Por eso, siempre hablamos de un uso responsable que implica conocer las necesidades de cada auto y estar atento.

Así como la batería requiere especial atención, el motor también debe recibir protección ante los malos usos. Con la atención adecuada vas a poder disfrutar de tu auto por muchos años. Para que eso suceda te vamos a dar consejos claves que le darán mejor vida a tu motor.

1) Cambiar los cables y bujías


¿Sentís que tu auto tarda en arrancar? Una de los tantas posibles razones puede ser que los cable que van desde el distribuidor hasta las bujías -que son las encargadas de crear la chispa en la cámara de combustión al recibir el combustible y el aire. Puede ser que sean muy viejos o que estén poco usados. El cambio tenés que hacerlo teniendo en cuenta lo que indique el manual (kilómetros recorridos).

2) Evitá acelerar y detenerte de forma agresiva y constante.

Más allá de los constantes avances en sus diseños, los motores son desarrollados para acelerar y mantener una velocidad óptima de forma constante. El uso en ciudad es el menos eficiente que se le puede dar a un motor. Es como hacer ejercicios en los que tenés que correr cincuenta metros, frenar completamente, esperar y repetir. Te vas a cansar -y probablemente lesionar- mucho antes de lo que te pasaría si te dejaran correr libremente. Claro que en el uso cotidiano esto es virtualmente imposible pero para disminuir el impacto lo mejor es no manejar agresivamente.

3) El filtro de combustible

Si no sabías de su existencia, pues ahora ya lo sabes. Este filtro permite que sedimentos y partículas dañinas que pueda haber en el combustible hagan destrozos. Reemplaza el filtro cuando sea conveniente para lograr que tu motor reciba la mejor pureza.

4) Correas del motor

A esta altura ya debés estar familiarizado con el tipo de motor que tiene tu auto por lo que conocerás cuántas correas usa. Aunque pueden servir para diferentes cuestiones (ventilador, sistema de enfriamiento, aire acondicionado, etc.), no es necesario que lo sepas a fondo. Eso sí, tenés que asegurarte que no lleguen a desgastarse porque podrían dañar fuertemente tu motor. Una buena forma de saber su estado es estar atento a sonidos extraños (como un chillido).

5) Las luces del tablero

Muchas veces pasa que por falta de tiempo las advertencias que aparecen en el tablero terminan siendo parte de la decoración del auto porque simplemente no llegás a revisarlo. Por supuesto que no siempre es un caso de emergencia y los avisos llegan antes de la catástrofe. De todas formas, cuanto antes puedas hacerle caso a tu tablero más problemas y dinero te vas a ahorrar.

No te pierdas la segunda parte de nuestros consejos para el cuidado del motor del auto y recordá que podés seguirnos en Facebook e Instagram para estar al tanto de todas nuestras novedades. Y recordá, el mejor uso es el uso responsable.


NOTAS RELACIONADAS
Se trata de un modelo construido por una casa europea entre 1953 y 1964 aunque solamente se hicieron 36 unidades.
¿Te preguntaste alguna vez cuáles son los autos usados más vendidos del país?
La clave para ser un buen dueño es tener un cuidado proactivo de nuestro vehículo.
Las vibraciones de baja frecuencia que producen los autos se transmiten al cerebro a través de los asientos.
NOTAS RELACIONADAS