AUTO NEWS
2018-11-05 19:30:33
Consejos para ajustar el freno de mano sin ser un experto.
Con el uso el freno de mano se destensa y pierde fiabilidad.
twitter-black

Aunque cada vez más los autos vienen equipados con un freno de mano eléctrico, todavía se comercializan muchísimos con el típico freno de mano de palanca. Con el uso y el paso del tiempo se deterioran. El cable se destensa y es necesario ajustarlo de nuevo.


¿Cómo saber si el freno de mano está desajustado? Es muy fácil. Si al accionar la palanca al iniciar la marcha o al estacionar notamos que el recorrido de la misma es cada vez más extenso, deberemos revisar el cable del freno de mano y ajustarlo.


Para solucionar este inconveniente tenemos dos opciones: acudir al taller o arreglarlo uno mismo el freno de mano. Desde Imola Autos te explicamos el paso a paso a seguir. No hay que ser un gran experto ni se necesitan herramientas muy específicas.


  1. Elevá el auto con la ayuda de un gato para trabajar con mayor comodidad.

  2. Quitá el freno de mano. Por la parte de debajo del auto, localizá los cables del freno que conectan con las ruedas traseras.

  3. Estos cables tienen unas varillas y una tuerca. Se trata de la tuerca de ajuste.

  4. Tensá el cable ajustando la tuerca, pero no tanto como para que al mover las ruedas traseras estas encuentren dificultad para ello.

  5. Retirá la tapa protectora que está en la palanca del freno de mano de la parte interior del auto.

  6. Ajustá la contratuerca.

  7. Volvé a comprobar que las ruedas traseras se mueven hacia la derecha y la izquierda sin problemas. En caso de que ofrezcan resistencia, aflojá el ajuste.


Ya podés salir a la calle tranquilo. Tu freno de mano vuelve a estar bien ajustado. Estacionar y arrancar el auto dejarán de ser un problema.


Seguí todas nuestras novedades en  nuestras cuentas de Facebook, Instagram y sitio web. Si tenés alguna consulta, no dudes en hacernosla llegar. ¿Acerca de qué te gustaria que  te contáramos en la próxima publicación?

NOTAS RELACIONADAS
La correa de distribución y no vigilar los niveles de aceite son alguno de los más habituales.
Con el paso del tiempo, el plástico de las luces del auto se va desgastando y pueden llegar a impedir que pase el haz de luz.
Mantené tu auto en perfectas condiciones.
Las gomas y las suspensiones son las que más sufren.
NOTAS RELACIONADAS